La vuelta al cole y el aula específica

Laura Algarra Manzano. Psicóloga

La transición de la guardería a la escuela es un reto para todas las familias, incluso regresar al cole después de las largas vacaciones de verano se puede convertir en una situación estresante para los niños… ¡y para los padres también!. La paciencia y el optimismo de que «todo irá a mejor», tienen que ser una constante a la hora de establecer unas rutinas, que a todos nos permita retomar el nuevo curso escolar de la forma más natural posible.

Antes de comenzar el cole

Es normal que después del verano cueste un poco conciliar el sueño, levantarse por las mañanas (¡a quién no!) y variar la hora de la siesta e incluso  eliminarla. Igualmente ocurre con la alimentación, tanto el tentempié del recreo, a media mañana o almorzar en el comedor escolar son variables muy diferentes a las acostumbradas en casa.

Es importante comenzar a establecer y retomar las rutinas horarias : para levantarse, en las actividades de por la tarde (salir al parque, merendar, ver la tele…), el momento del baño o de irnos a dormir.

La rutina de la mañana ha de ser una secuencia de pasos a seguir, es decir, vestirse, desayunar, lavarse los dientes, coger la mochila y subir al coche para ir a la escuela. Anticipar todo lo que va a pasar durante el día es importante ya que saber lo que sucederá, cuándo y en qué orden disminuye la ansiedad provocada por los cambios en la rutina, especialmente en los niños con autismo.

También ayuda mucho, establecer en casa un espacio donde el pequeño pueda  hacer los deberes y en una zona distinta al lugar donde suele jugar, este último,  debería ser tranquilo, cómodo y sin distracciones para leer cuentos, cantar, aprender a jugar con nuevos juguetes y realizar actividades funcionales que les ayuden en su autonomía, por ejemplo, juegos de motricidad fina.

Mi hijo irá a un aula específica ¿y ahora qué?

Miedo,  incertidumbre, culpabilidad, son algunas de las emociones más habituales que los padres o madres con hijos que en edad escolar comienzan el cole  nos suelen transmitir, donde la propia situación personal y familiar, así como el desconcierto inicial pueden generar estados de confusión o de ansiedad.

Como profesionales en Atención Temprana, nuestra recomendación inicial es que muestren confianza hacia el  equipo de maestros o educadores que atenderán a su hijo en el cole, permitiéndoles que les asesoren y orienten y a la misma vez, proporcionándoles información abierta sobre las necesidades de su pequeño,  estableciendo así  un buen canal de comunicación por ambas partes y como primer paso para a afrontar el curso escolar.

Por ejemplo, si el pequeño no es verbal, informar a su maestra de las estrategias  que se utilizan en casa o en la familia en las diferentes situaciones:  cuándo está nervioso, intranquilo, o para pedir las cosas. Conocer estos detalles de antemano y sobre todo en los primeros de cole, es una  gran ayuda para su maestra, porque  permitirá entender mejor a tu hijo ante una situación determinada, sin olvidar centrarse en las fortalezas individuales ya que cada niño es único.

Se trata, pues, de ser proactivo y tener buena comunicación con los profesionales que rodean al pequeño. Tu hijo va al colegio y está aprendiendo todos los días. Disfrutad de los progresos y ¡gracias por compartirlos con nosotros!

Tags:

Posts relacionados