Qué es la hipotonía

Lidia Parra. Fisioterapeuta y co-directora de InterActúa

Hablamos de un bebé o un niño hipotónico, cuando la contracción muscular necesaria para mantener una postura,de base está disminuida y afecta al mantenimiento del control postural, por lo que dicha afectación puede ser desde leve, pudiendo mantener el control postural aunque vaya adquiriendo las etapas de desarrollo más lentas, a más cuando afecta interfiriendo gravemente al control postural y a la evolución del desarrollo. Siendo el  grado de hipotonía  variable en cada niño.

Ya desde las etapas mas tempranas, un niño con signos de alerta de sufrir alguna alteración en el desarrollo, necesita una intervención global, más aún cuando es el  primer año de vida  por excelencia donde se realizan los cambios más slignificativos en las etapas de evolución motriz, siendo así nuestros bebes, grandes aprendices sensorio-motores.

Valorar y realizar la intervención de un bebé con signos de alerta o con un diagnostico que curse con una alteración en el desarrollo, es una tarea de suma responsabilidad y desde el inicio debe realizarse con mucho detalle.

Desde el Concepto Bobath se realiza una valoración de carácter cualitativo que nos lleva a comenzar el tratamiento del niño desde la comprensión del movimiento normal.

Uno de los aspectos más importantes que debemos entender es el concepto de control postural, ésto es, aquello que ocurre en nuestro cerebro que nos permite ajustar nuestra postura en relación a la gravedad y a unas partes del cuerpo respecto a otras. Es decir, nos permite mantener una postura y movernos en el espacio.

Para valorar la calidad del control postural de un niño debemos conocer cuales son los mecanismos de control postural:

  • Tono postural normal
  • Inervación recíproca normal
  • Variedad de patrones de postura y movimiento
  • Recepción sensorial adecuada

En esta ocasión, vamos a detenernos en entender lo que es el tono postural y la importancia que tiene en nuestra valoración.

Qué es el tono postural

Es la contracción necesaria de todos los músculos en reposo para mantener una postura. Como dijo Sherrington : “El tono tiene que ser lo suficientemente alto para soportar la acción de la gravedad y suficientemente bajo para permitir el movimiento”

Atendiendo a esta definición, entendemos que el tono postural normal, nos permite realizar movimientos de nuestro cuerpo y de nuestras extremidades en todas las situaciones del espacio. Es por ello, que si atendemos al desarrollo de las etapas sensorio-motoras, nos damos cuenta que el bebé va realizando la adquisición de movimiento voluntario gracias a tener un tono postural adecuado, o lo que es igual, con un tono postural alterado, el bebé va a encontrar dificultades serias para alcanzar un desarrollo dentro de la normalidad.

Ahora bien, si hablamos de un niño con alteraciones en el tono postural, podemos encontrarnos que, el tono puede estar más bajo, por lo que nos encontramos con un niño hipotónico.

Cuando el bebé es hipotónico, nos encontramos con un bebé, que boca arriba tiene una actitud postural como en libro abierto o en ranita, los brazos permanecen en flexión y las piernas en triple flexión, separación y rotación externa. Cuando lo cogemos nos da la sensación de que se nos cae, y tiene dificultades para mantener la cabeza, en muchos casos la debemos de sujetar.

Además, el tono postural normal, debe de tener una distribución adecuada según las partes del cuerpo, es decir, que pueda dar estabilidad en una zona del cuerpo para que en otra la movilidad sea más efectiva.

En el niño con hipotonía, a menudo se observa, que la distribución de la misma no es homogénea. Posiblemente, la falta de tono sea la causa de inestabilidades, de descoordinación y de falta de precisión, que se va a ir encontrando el bebé, a lo largo de su crecimiento en su aprendizaje motor.

Entonces, el tono postural es el grado de contracción que tenemos cada ser humano para mantener una postura, esa contracción aumenta y disminuye dependiendo de la demanda de movimientos o de acciones que se vayan a realizar.
Cuando valoramos a un bebé o a un niño, es de gran importancia conocer el tono postural que tiene de base y la distribución del mismo, pues dependiendo del detalle de nuestra valoración la intervención se realizará de manera más eficaz o exitosa.

Tags:

Posts relacionados